La actividad poética de Neruda en los años treinta

  • Teodosio Femández Universidad Autónoma de Madrid

Abstract

Aunque fue en 1933 cuando Luis Enrique Délano, después compañero de tareas diplomáticas en Madrid y en México, consiguió que la Empresa Letras publicara en Santiago de Chile El hondero entusiasta, no ha de olvidarse que ese libro fue el·efecto ya lejano de la «embriaguez de estrellas, celeste, cósrnica»1 que en 1923, bajo el influjo del poeta uruguayo Carlos Sabat Ercasty, Pablo Neruda sintió en una noche de su Temuco natal. Tras los cinco difíciles años que había vivido como cónsul honorario de su país en distintos lugares del Asia oriental, Neruda había regresado en abril de 1932, y había dedicado sus primeros esfuerzos a preparar la nueva edición de Veinte poemas de amor y una canción desesperada que la Editorial Nascimento publicó en Santiago en junio del mismo año, con la reelaboración de varios poemas, en especial el 2 y el 4, y la sustitución del 9 por otro escrito en aquellas fechas. Antes de llegar ya había completado el volumen que en 1933 constituyó la edición inicial de Residencia en la tierra, también realizada por Nascimento tras los fracasados esfuerzos de Rafael Alberti para que se publicara en España o en Francia, allí con la colaboración de Alejo Carpentier, cuando en París éste dirigía para la argentina Elvira de Alvear la revista Imán, cuyo único número apareció el 1 de abril de 1931.

Downloads

Download data is not yet available.
Published
2007-12-31
How to Cite
Femández, T. (2007). La actividad poética de Neruda en los años treinta. Verba Hispanica, 15(1), 261-270. https://doi.org/10.4312/vh.15.1.261-270
Section
Articles